Background Image

Salón ACME: Estado Invitado12 febrero, 2018

Salón ACME es un salón de arte. Una plataforma anual que cuenta con 5 ediciones y que se lleva a cabo en la ciudad de México albergando propuestas artísticas y curatoriales que se están desarrollando a lo largo del país.

El Salón abre sus puertas en el 2013 y desde entonces ha mostrado propuestas de artistas tanto emergentes como consolidados, con el fin de abarcar y hacer convivir discursos diversos. Sin embargo, uno de los objetivos principales, es el de dar visibilidad al trabajo de artistas que aún no son representados por galerías.

Fundado por tres artistas, un curador y un promotor cultural (Base Proyectos: Alvaro Ugarte, Zazil Barba, Sebastián Vizcaíno, Homero Fernández, y Alejandro Champion), en sociedad con una empresa cultural (Archipiélago Corp), ACME ha propuesto alternativas en el formato de muestra, venta y promoción del arte.

ACME es un proyecto que busca impulsar la labor artística del país y propiciar un vínculo directo entre el artista, el curador y su público.

Estado Invitado

Con el objetivo de descentralizar la muestra surge la sección del Estado Invitado, determinada curatorialmente por un invitado especial que selecciona y articula obras de artistas de un estado específico del país. A lo largo de cinco ediciones han participado con nosotros Jalisco, Oaxaca, Chihuahua, Sonora y Guanajuato.

Periférica participó en Salón ACME con la propuesta curatorial de la sección Estado invitado, que en su sexta edición (2018), fue Baja California.

 

Sobre la propuesta curatorial:

Un país ficticio y maravilloso muy cerca de un costado del paraíso

Salón ACME, 6ta Edición, Proyecto Público Prim, Ciudad de México, México.

Del 08 al 11 de febrero 2018.

Sección Estado invitado.

Artistas: Guadalupe Alonso, Mónica Arreola, Sebastián Beltrán, Paula Flores, Vero Glezqui, Aldo Guerra, Emma Jatziri, Amadís Lara, Toni Larios, Chantal Peñalosa, Marisa Raygoza, Rulo Reyes, Jessica Sanchez, Fernanda Uski, Karina Villalobos, Juan Villavicencio, Oslyn Whizar.

Curaduría: Periférica (María José Crespo, Daril Fortis, Eduardo Lozano Murillo y Paulina Méndez Garcilazo).

 

Texto de presentación:

Un país ficticio y maravilloso muy cerca de un costado del paraíso

Baja California fue oficialmente constituido Estado en 1952, pero la historia de su nombre se remonta a los días de la colonización española. Su estructura territorial en península provocó su confusión con una isla «paradisiaca» de las Indias descrita en novelas y relatos, emparentándole con el nombre de California. Su relación con el exotismo acuñado por el ojo europeo y la evolución de su entorno en un espacio que alberga compañías transnacionales y el recrudecimiento de su frontera norte, ha llevado a Baja California a ser un espacio ambiguo de confluencia de tradiciones, modos de producción económica y asimetrías sociales. Imaginarios asociados con la incompletud, extranjería e hibridación, alimentados por el flujo migratorio que su condición de estado fronterizo ha determinado, revisten la producción artística de la región.

Esta exposición es una muestra de la producción actual bajacaliforniana a través de la presentación de una diversidad de disciplinas, medios y aproximaciones al contexto regional, que dan cuenta de una cotidianidad globalizada donde las categorías y contradicciones ocurren de manera simultánea y en tensión.

La exploración de la técnica es palpable en propuestas como las de Juan Villavicencio, Emma Jatziri, Paula Flores, Rulo Reyes, Guadalupe Alonso y Sebastián Beltrán, que al emplear materiales vinculados con la artesanía regional de figurines de yeso pintados con terciopelo, industriales como el alambre, acrílico y concreto, así como aquellos elaborados para el trabajo en el campo, propician cierto extrañamiento con la consistencia, equilibrio y la discursividad inmanente de los materiales.

Una arqueología de la memoria, donde apenas es perceptible cierta presencia de los humanos, une las preocupaciones de Marisa Raygoza, Mónica Arreola, Karina Villalobos, Chantal Peñalosa, Amadís Lara y Fernanda Uski, que indagan los rastros que la erosión del tiempo ha permitido erigirles como vestigios de sistemas fallidos.

Una suerte de fantasía, ilusión y perspectivas de representación parecen vincular las propuestas de Vero Glezqui, Aldo Guerra, Oslyn Whizar, Toni Larios y Jessica Sanchez, donde conviven trucos de prestidigitación, el descarnamiento de felices personajes de la infancia y el quiebre de nuestra visión del cielo.

El diálogo entre las propuestas de los artistas que componen la exposición está articulado por el contexto y las narraciones históricas del territorio que comparten, cuestionando cierta noción de identidad al tiempo que ensayan en torno a la posibilidad de desactivar los relatos hegemónicos que los atraviesan. La remezcla, generada a partir de un abordaje diverso de temáticas y la exploración disciplinar, atiende estados de fracaso y nuevos horizontes que posibilitan maneras de inventarnos a nosotros mismos.

Un país ficticio y maravilloso muy cerca de un costado del paraíso alude a las descripciones antiguas de Baja California, que parece estar en concordancia con el mundo de representaciones que este grupo de artistas desarrolla en su obra: la potencia depositada en la fricción entre lo que se aparenta y la constitución real; un pasado y futuro que desdibujan sus límites, disolución evidente en las ruinas del presente; y el terreno de la imaginación donde la ficción, escalas científicas e ilusionismo se mezclan.

Periférica